Custodia compartida

La custodia compartida se abre paso en España. En los últimos años más de un tercio de los divorcios en España acaba en custodia compartida.

 

¿Qué es la custodia compartida?

En términos generales, la custodia es la responsabilidad que tienen ambos progenitores en la crianza, educación y bienestar de los hijos, y ésta es compartida cuando es atribuida a ambos padres, participando en igualdad de condiciones en el desarrollo y crecimiento de los hijos. Permitiendo que los hijos convivan con ambos progenitores durante periodos alternos.

Este régimen de custodia se ha convertido en el preferente por el Tribunal Supremo, desde se célebre Sentencia (Sala 1ª), de 29 de abril de 2013, considerándola deseable en las familias con bajo nivel de conflictividad, ya que proporciona mayores beneficios a los hijos menores que la custodia exclusiva, mitigando el efecto negativo que puede producir la ruptura parental. Está asentándose cada vez más en los Tribunales Españoles.

 

¿Cuándo y cómo solicitar la custodia compartida?

Acaba de romper su relación o su matrimonio y aún no han iniciado los trámites de divorcio. O, ya se han divorciado, pero ha habido cambios en la situación de ambos progenitores, y quiere solicitar ahora la custodia compartida.

Pueden ser diversas las situaciones, pero debe saber que se puede solicitar antes, durante y después del divorcio, ya sea con medidas provisionales antes de la demanda de divorcio, con la demanda de divorcio o el procedimiento de medidas paternofiliales, y tras la sentencia firme de divorcio con una modificación de medidas, incluso si han pasado años.

 

¿Qué valoran los jueces para conceder la custodia compartida?

No se trata de situaciones objetivas que si se cumplen se concede, sino que más bien se trata de una valoración conjunta de las circunstancias:

  • La participación en la rutina del menor. El cumplimiento de los progenitores de sus deberes en relación con los hijos.
  • La cercanía del domicilio con el centro escolar del menor. Y la cercanía entre ambos domicilios de los progenitores.
  • La conciliación de la vida familiar, es decir, tiempo suficiente para atender al menor. Disponibilidad horaria, económica y laboral.
  • Existencia de una red familiar de apoyo para el cuidado de los menores.
  • Una buena comunicación y organización entre los progenitores.
  • Ingresos de la madre y del padre.
  • Edad de los menores. Y los deseos manifestados por éstos.
  • El examen psicosocial o exploración del menor. En caso de que el menor haya cumplido los doce años, el juez tendrá en cuenta sus preferencias.
  • La solicitud de ambas partes.

 

Aun así, no cumplir alguno de ellos no supone la no concesión de la custodia compartida, sino que hay que analizar cada caso concreto.

Además, todos ellos se encuentran supeditados al interés y beneficio de los menores.

Puede plantearnos su caso sin compromiso.

 

¿Qué ocurre si uno de los progenitores no está de acuerdo con la custodia compartida?

De acuerdo con el apartado octavo del artículo 92 del Código Civil, excepcionalmente, a falta de acuerdo de los padres, el Juez a petición de uno de los progenitores, podrá acordar la guarda y custodia compartida.

Esto es, aun en el supuesto de que no exista acuerdo entre los padres, cualquiera de los dos progenitores podrá solicitar al Juez la custodia compartida de los hijos.

 

Una vez concedida, ¿dónde vivirán los hijos?

En España no existe disposición alguna que determine la forma en la que se deba desarrollar el régimen de custodia compartida.

No obstante, en todo caso debe primar el bienestar de los hijos y el interés superior del menor, y no el de los padres.

Pues bien, nos podemos encontrar con una custodia compartida con domicilio fijo de los hijos, pudiendo ser éste la vivienda familiar. En este supuesto, se atribuye el uso de la vivienda familiar a ambos progenitores, que van alternándose en ésta por periodos, y es el hijo el que siempre permanece en el domicilio familiar. O bien, custodia compartida con domicilio rotatorio de los hijos. En este caso cada progenitor tendrá una vivienda, y serán los hijos los que se trasladen al domicilio de uno u otro durante los periodos que cada uno ejerza la custodia. Esta es la forma más utilizada en la actualidad.

 

Si tiene dudas o quiere tramitar su petición de custodia compartida para sus hijos menores, no dude en consultarnos. Puede hacerlo bien a través del formulario de contacto que encontrará en nuestra web, a través de nuestro mail o teléfono, o si lo prefiere, ¡nosotros le llamamos!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

¿Necesita asesoramiento?

También puede ser de su interés

Imagen blog derecho animal

La individualización en el delito de maltrato animal

En los últimos años, el número de procedimientos incoados por maltrato animal ha ascendido de manera considerable. No obstante, se debe poner de manifiesto, que ello se debe, en parte, a una mayor concienciación que impulsa a la sociedad a reclamar Justicia ante los Tribunales frente a tales conductas contra la vida e integridad de los animales.

¿Qué ocurre en los casos en los que existe pluralidad de animales maltratados por una misma persona?

Leer Más

¿Prisión por crear o difundir bulos sobre coronavirus?

Existe una creencia bastante extendida en la sociedad de que compartir o crear bulos libremente no tiene consecuencias, pero no es verdad.

Simular una situación de peligro para generar temor y alarma social, incitar al odio, alterar la paz pública o dañar el honor de alguien son delitos que pueden ser castigados con penas de prisión de hasta cuatro años.

Leer Más

© 2020 Todos los derechos reservados | María Aguilera Budia

Scroll Up

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia. Si continúa navegando acepta nuestra Politica de Cookies. Para más información sobre las cookies y su uso en esta web haga click aquí.